Planifica tu futuro

De la misma forma que, en estos momentos, es evidente la necesidad de complementar nuestra jubilación para poder mantener nuestro nivel de vida. Además, en esa planificación debemos pensar en situaciones no deseadas pero habituales de dependencia en la vejez que generan gastos imposibles de acometer con una pensión de jubilación.

Las evoluciones de todos los indicadores socioeconómicos apuntan a una realidad social que no podemos obviar y que nos aconsejan introducir la atención de la dependencia entre nuestras necesidades de planificación futuras:

  • Los españoles vivimos cada vez más. España se encuentra entre los países con mayor esperanza de vida de la Unión Europea
  • La disminución en las cifras de mortalidad es significativamente mayor en edades más altas y la tendencia se incrementa.

Además, el nivel de protección pública de estas situaciones se ha manifestado claramente insuficiente a pesar de la entrada en vigor de la Ley de Dependencia, el 1 de enero de 2007. No olvidemos que cualquiera de nosotros puede vivir una situación futura de dependencia y no exclusivamente por un proceso natural de envejecimiento. Una enfermedad o un accidente imprevisto pueden desembocar en esa situación.

Según el Estudio Nacional sobre Dependencia, el 66% de los encuestados se ha planteado que llegará a ser dependiente cuando envejezca:

  • El 72% considera que no podría afrontar un coste de 1.800 € (equivalente al precio medio de una residencia)
  • El 53% considera que no podría afrontar un coste de 600€ (precio medio de un centro de día)

Por estas razones y porque el grado de protección público siempre estará limitado a la disponibilidad presupuestaria, es especialmente necesario incluir en nuestro plan de previsión un seguro privado que complemente las prestaciones públicas y nos garantice disponibilidad económica para nuestro bienestar y dignidad futura, sea cual sea nuestra situación personal.

Consúltanos. Te ofrecemos una renta vitalicia que resuelva esta situación. Y, además, con una interesante fiscalidad tanto por las aportaciones realizadas anualmente como en caso de ser necesaria la prestación por dependencia.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *